Get Adobe Flash player

Acceso Dispositivos Móviles

Una chica soltera debe ser capaz de reconocer a un hombre casado, no para evitarlo sino para saber a qué atenerse y poder decidir por sí misma si quiere un rollo con un sujeto comprometido o prefiere buscarse uno todito para ella. Con mucho humor y un toque de realismo, una experta nos da consejos para detectarlos a tiermpo y no llevarnos un chasco cuando creemos que estamos frente a nuestro príncipe azul.


¿Por que nos atraen los hombres casados?
No son casos excepcionales. A muchas les pasó. Lo vimos, advertimos que tenía un anillo pero igual nos interesó. O, al menos, no lo esquivamos. Y ni bien surgió la oportunidad iniciamos una relación, aún sabiendo que el señor en cuestión tenía esposa. ¿Qué nos lleva a sostener y elegir este tipo de relaciones? ¿Nos gusta sufrir o simplemente no estamos listas para un compromiso serio? Las preguntas son muchas; las respuestas, también.

¿Me enamoré del jefe?
Miles de historias se han tejido en torno al vínculo cercano, muchas veces íntimo, entre los jefes varones y mujeres. Las fantasías que dispara son floridas, y hasta motivo de celos en muchos matrimonios.

El discreto espanto de ser mujer
Los mayores problemas de la vida de las mujeres se deben a que queremos ser buenas, complacer a todos, atender a todos… Para sentirnos útiles y lograr que nos quieran o –por lo menos – que nos necesiten.

Infidelidad: mujeres con menos culpa y más dispuestas a probar
Tres de cada 10 admiten que engañaron a sus parejas. Surge de una encuesta exclusiva. La mayoría dice que disfrutó el encuentro con su amante.